¿Por qué es importante el déficit de hierro?

El hierro es necesario para mantener una buena salud mental y física y unos niveles adecuados de energía, además de garantizar un sistema inmunológico saludable.1-4
Si no se aporta al organismo el hierro suficiente, los pacientes pueden sentirse agotados, letárgicos y apáticos, además de mostrar otros síntomas que ponen de manifiesto los diferentes efectos derivados de tener unos niveles bajos de hierro.

Estudios clínicos también han demostrado que los niveles bajos de hierro pueden tener un impacto negativo en la calidad de vida de una persona, tanto social como económicamente.3
El déficit de hierro puede ser diagnosticado como un efecto secundario de una enfermedad crónica, y puede ser indicador de una situación negativa para la salud del paciente.5-7

Metabolismo del hierro


El hierro es un nutriente esencial, necesario para muchos procesos en el cuerpo humano. Se requiere principalmente para la producción de hemoglobina, que transporta el oxígeno dentro de los glóbulos rojos de la sangre (eritrocitos) desde los pulmones al resto del cuerpo.8
El hierro también se utiliza en muchas reacciones enzimáticas, por ejemplo, en el metabolismo energético y la síntesis de ADN.9 También es necesario para mantener el sistema inmunológico saludable.4
La mayoría del hierro del cuerpo se encuentra presente en la hemoglobina, aunque también hay cantidades sustanciales en los macrófagos y en la mioglobina de los músculos. El exceso de hierro se almacena principalmente en el hígado, pero también se puede almacenar en forma de ferritina en otros tejidos.9,10
El hierro se absorbe, en su mayoría, en el duodeno, tanto el que procede de los vegetales como el que procede de la carne y el pescado (no hemo y hemo, respectivamente).11

El equilibrio del hierro dentro del cuerpo está regulado por la ingesta de alimentos que lo contienen y por la absorción que lleva a cabo el cuerpo.9 La excreción de hierro del cuerpo en individuos sanos puede ocurrir por la eliminación de las células de las mucosas o de la piel, o por sangrado.9

El hierro es transportado por el plasma sanguíneo gracias a la transferrina, proteína de transporte de hierro, y es llevado a la médula ósea para la eritropoyesis.12 La eritropoyesis es estimulada por la hormona eritropoyetina, que se libera en los riñones.
El hierro se incorpora primero a un grupo hemo, y luego se combina con otros componentes de la proteína para formar la hemoglobina dentro de los glóbulos rojos.12
Al final de su vida útil, los glóbulos rojos son digeridos por los macrófagos del hígado y del bazo, y el hierro se libera para ser reciclado o almacenado dentro de los hepatocitos del hígado.8,9,13

Acerca del déficit de hierro, con y sin anemia


La oferta y la demanda de hierro pueden desequilibrarse fácilmente, lo que puede provocar un déficit de este nutriente.

El déficit de hierro sin anemia se produce cuando las reservas de hierro en el cuerpo se reducen (concentración de ferritina sérica <15 ng/mL) pero los niveles de hemoglobina se mantienen por encima del valor normal para la anemia (Hb> 12 g/dl). Con el tiempo, el déficit de hierro puede conducir a la anemia, ya que se agotan las reservas de hierro (concentración de ferritina sérica <15 ng/mL), y los niveles de hemoglobina pueden caer por debajo de los valores normales (Hb <12 g/dL).10

El déficit de hierro es la deficiencia nutricional más común en el mundo,14 y entre el dos y el tres por ciento de personas en los Estados Unidos sufren esta carencia.15,16
Las mujeres y los niños tienen mayor riesgo de sufrir déficit de hierro que los hombres, debido a las crecientes demandas de hierro debido al sangrado menstrual y del crecimiento.17,18

El déficit de hierro funcional y absoluto

El déficit de hierro se puede dividir en dos categorías: el déficit de hierro funcional y el déficit de hierro absoluto.10
En el déficit de hierro absoluto, las reservas se reducen o se agotan debido a que la transferencia de hierro es bajo, lo que significa que es insuficiente para llevar a cabo la eritropoyesis.19 El déficit de hierro absoluto puede ser causado por:

  • Una ingesta inadecuada de hierro absorbible de la dieta
    • Esto puede ocurrir en los vegetarianos y veganos.15
  • Absorción inadecuada de hierro en el tracto gastrointestinal
    • Esto puede ser causado por la inflamación de la mucosa intestinal, que puede ocurrir en determinadas condiciones como la enfermedad celíaca o la enfermedad inflamatoria intestinal.20,21
  • La pérdida de sangre, por ejemplo como resultado de:
    • Menstruaciones importantes.15
    • Hemorragia gastrointestinal.20
    • Donaciones de sangre frecuentes.15
    • Lesiones traumáticas.22,23
    • Cirugía.24
  • La mayor demanda por parte de la médula ósea para la formación de glóbulos rojos  o del oxígeno en el cuerpo, por ejemplo, como resultado de:
    • El ejercicio intenso.25   
    • Crecimiento y desarrollo en bebés, niños y adolescentes.11
    • Embarazo.15
  • Algunas otras condiciones y/o tratamientos médicos, como la hemodiálisis.

El déficit de hierro absoluto se puede determinar por un nivel de ferritina en suero por debajo de 15 ng/mL.10
En el déficit funcional , el organismo tiene reservas adecuadas de hierro pero no se puede movilizar lo suficientemente rápido a la médula ósea para la producción de glóbulos rojos.10 Esto podría ser debido a:

  • El uso de agentes estimuladores de la eritropoyesis (AEE).26
  • La inflamación crónica en enfermedades tales como enfermedad inflamatoria intestinal o la artritis reumatoide (también esta anemia funcional es conocida como la anemia de enfermedad crónica).28
  • Enfermedades malignas.10

Si un paciente tiene défict de hierro funcional, puede tener un valor normal o elevado de ferritina en suero, pero tiene más eritrocitos con una menor concentración de hemoglobina y/o un contenido de hemoglobina reducido en los glóbulos rojos inmaduros (reticulocitos).10

¿Por qué es importante tratar el déficit de hierro?


El reconocimiento del déficit de hierro y tratarlo adecuadamente puede mejorar considerablemente la calidad de vida del paciente, al aliviar los síntomas de fatiga y de otras dolencias asociadas a este déficit. Esto puede aumentar la productividad de sus pacientes en el trabajo, mejorar su vida social y ayudar a que se sientan más felices y saludables.29-31
Además de las mejoras generales, el estado del paciente también puede mejorar.

Por ejemplo, un estudio sugiere que las mejoras a largo plazo para los pacientes con insuficiencia cardíaca crónica es más positivo para los pacientes no anémicos que para los pacientes anémicos7, y otro mostró que los pacientes con cáncer no anémicos pueden sentirse más fuertes y más capaces de someterse a rondas adicionales de tratamientos contra el cáncer que los pacientes anémicos.32